header_ei_bl-2

Hacernos una vida a nuestra medida

Hoy me gustaría hablaros un poco de cosas importantes. Cosas que han cambiado mi forma de ver la vida.

Hace ya tiempo que me dedico al diseño en varias de sus ramas y a la ilustración. También hace tiempo que decidí emprender un camino sola.



Mi camino. No el camino de nadie más, ni con nadie más.



Hay personas que simplemente no pueden trabajar en una gran empresa. No pueden llegar a casa cada día a las tantas, habiendo pasado su día, sus horas, con la mente en cosas que al final no les reportan nada. Este era mi caso.



Estar tan cansada como para no poder ni sonreír en esas tristes 3 horas que te quedan para cenar, ver una serie (si puedes) y dormir.  Para volver a levantarte, y de vuelta a la contemplación del tiempo, tus días, tus horas, tus minutos, tu tiempo, tu tiempo, tus días, tus horas… tus días, tus horas…tu vida.



Y entonces cuando te quedas quieta, llegas a parar el ritmo,

te quedas casi sin respiración y piensas,

y sigues pensando y ves que no hay ninguna satisfacción en lo que estás haciendo.

Te desmontas.



Siempre he tenido claro qué clase de vida quería tener. Una clase de vida en que la vida fuera vivida por mí no a través de mí. Con las cosas que yo quería, con la gente que quería y mis responsabilidades (que también son muchas). Hacer esto supone un montón de cosas, muchas buenas y geniales, y otras duras y desesperantes, muy duras y desesperantes. Pero al menos puedes vivir una vida a tu medida, como tu la quieres y nadie más.



No es una cuestión de capacidad ni de suerte sino una cuestión de pensar más allá de un día a día tirando de un carro que no es tuyo. Inventarte tu carro, buscar tu propio carro y no poder vivir sin él es lo que te hace perder el miedo y salir. Y hay mucha otra gente con la que puedes compartir estas inquietudes, y ¡todo es posible!



Hace unos meses viví una experiencia que nunca olvidaré. Y es que sí, está muy claro, ahí fuera siempre hay alguien que puede ayudarte. En mi caso busqué ayuda en Deborah Marín de Oyedeb. El método que seguimos fue un método muy parecido al del ideatorio, que si no sabéis que es,  podéis aprovechar ahora para ver unos vídeos gratis que actualmente Deb ofrece online . Hoy terminan, pero tenemos toda la información aquí. Podréis verlos y decidir que hacer con vuestra vida. Si realmente sois de las personas que no pegan ojo por la noche pensando como engañar al mundo para ser quién queréis ser. Si realmente queréis dejar de tirar de los carros de otros para tirar del vuestro, no podéis dejarlo pasar.



De lo que me arrepiento es de no haber empezado por el suelo en vez de por el tejado, haber podido tener una ayuda profesional mucho antes. Si algo aprendí con Deb, es que no hay una fórmula para emprender igual a otra. Todos necesitamos nuestro enfoque, nuestra forma de hacer.



el_ideatorio_post



Podéis entrar aquí

Deb te dará unas pautas y en 3 semanas sacarás unas conclusiones sobre ti y sobre lo que quieres hacer con tu vida. Estas conclusiones, junto con tu propio esfuerzo, te ayudarán más de lo que puedas imaginarte. De repente todo aquello que tienes en mente, desordenado y sin razonar, irá tomando forma. Tu forma. Y lo mejor de todo es que verás que puedes hacer las cosas bien.



El ideatorio no es algo para pasar el rato, no. Es algo que te va a remover por dentro, vas a desechar y vas escoger tus ideas, muchas cosas que creías fáciles se converitrán en no tan fáciles y vas a tener que currar mucho para descubrir y encontrar lo que necesitas. Al menos en mi caso, que yo me lo tomé muy muy en serio.



Tengo mil cosas que mejorar, mil. Pero cuando pensaba que las cosas no iban a poder avanzar me di cuenta de que en realidad era yo la que tenía que subírmelas a la mochila y levantarlas. Es un camino duro, pero lleno de vida, porque es la mía y no sé en que puedo malgastar mi tiempo mejor que con ella.



Espero que podáis disfrutar de Deb tanto como yo lo he hecho!

: )

Alexandra.

2 Comentarios

  • raquel

    27.02.2015 at 10:10 Responder

    ¡Me encanta el post y me encanta la idea! Me siento muy identificada con ese “volver a levantarte y de vuelta a la contemplación del tiempo, tus días, tus horas, tus minutos, tu tiempo, tu tiempo, tus días, tus horas… tus días, tus horas…tu vida”, creo que es algo que no podría haberse expresado mejor.

    Leerte me ha dado muchas más ganas de emprender y arriesgarme, pero con cabeza ¡voy ahora mismo a cotillear los vídeos del Ideatorio! :)

    • srtaedwina

      27.02.2015 at 10:17 Responder

      Gracias Raquel! Sí, no te los pierdas, te harán pensar realmente en las cosas que importan, que al fin y al cabo es encontrar tu camino y vivir tranquilo.

Post a Reply to srtaedwina Cancel Reply

Uso de cookies

Srta. Edwina utiliza cookies propias y de terceros para analizar el uso y medir las visitas a nuestra página web. Si continúas navegando y ciclas ACEPTO, entenderemos que estás de acuerdo. ¿QUIERES SABER MÁS? política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR